AHORA SOY CRISTIANO… ¿QUÉ DEBO HACER?

113894_w185

 

Este artículo le brindará un observación que espero pueda resolver muchas de las inquietudes que vienen a nosotros cuando hemos recibido a Cristo en nuestro corazón y decidimos seguirle.

Ahora que eres un cristiano debes procurar tener comunión con Dios, lo primero que recuerdo es esa necesidad que se siente por querer aprender más sobre cómo estar en comunión con Él.

Es importante que ese sentimiento este ardiendo en nuestro corazón, pues es la fuerza que nos ayudará a crecer como un nuevo creyente en Cristo.

 

La Biblia nos dice que esto es “crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 3:18).

Estas son mis recomendaciones:

Lea la Biblia diariamente

La Biblia, para todo creyente es la Palabra inspirada de Dios. Ella nos revela las Buena Noticias sobre el  perdón y la vida eterna, además nos ayuda a responder muchas de las preguntas que nos surgen en nuestro camino de vivir una vida según la voluntad de Dios. La Biblia es el manual de instrucciones que nos permitirá estar “indiscutiblemente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:17).

Al principio puede parecer complicado leer la Biblia, hay muchos prejuicios de nuestra anterior vida, respecto a la forma como veíamos la Biblia; pero ahora la buena noticia es que el espíritu Santo está sobre ti, y te revelará poco a poco las escrituras, he irá abriendo tus ojos conforme a su divina voluntad.

Veamos algunas sugerencias

Empiece a  leer los libros del Nuevo Testamento en el siguiente orden:

Primero, lea todo el Evangelio de Lucas, tal vez un capítulo por día. Esto le ayudará a comprender los hechos básicos relativos al evangelio.

Luego vaya al libro de Hechos, ahí se encuentra la fascinante historia de cómo los primeros discípulos de Cristo extendieron el Evangelio, dando testimonio de la muerte y la resurrección de Jesús.

Esto te llevará hasta las cartas que los apóstoles de Cristo que escribieron a esos primeros discípulos, todos los cuales eran nuevos en su fe, tal vez algunos con un corazón igual al tuyo. Después lea uno de los otros tres evangelios: Mateo, Marcos o Juan.

Ahora idale al Espiritu Santo que lo ilumine y lo acompañe, mientras medita sobre lo que ha leído; estúdielo y analícelo.

En este punto es imporante que pueda comartir sobre lo que ha leído con su pastor o con un amigo cristiano maduro.

La Biblia contiene mayor sabiduría que todos los demás libros del mundo. Como creyentes confiamos en que su escritura ha sido inspirada y guiada por Dios.

Dentro de la Biblia hay un libro del Antiguo Testamento que es considerado el libro de adoración del Antiguo Testamento, este libro se llama Salmos, léalos, y guarda sus versos en tu corazón, esto te ayudará a enriquecer tu devoción a Dios.

Para ir avanzando en sabiduría y sentido común, y para fortalecer sus relaciones con otras personas la Biblia contiene un libro escrito por Salomón, es el libro Proverbios.

No basta con leer. No basta con aprender los versículos de memoria. Ore pidiendo entendimiento. El Espíritu Santo te ayudará  y comenzarás a ver la vida desde la perspectiva de Dios.

Lo mas importante que debe tener en cuenta es orar diariamente, orar no es rezar versos repetitivos, orar es hablar con Dios, hágalo a menudo. Coméntele sus problemas. Permita que él lleve el peso de sus aflicciones.  El tiene su oído inclinado a tu corazón, háblale desde allí. De lo que sea… Dios no es el Dios pagano subido a un altar y que tiene que ser venerado, ese es un falso concepto. Dios es nuestro Padre celestial, debe respetarlo, obedecerle, pero lo más importante es amarle sobre todas las cosas. Alábele con frases amorosas y agradezca a Dios por quien él es y por lo que ha hecho por usted. Cuando hables con Dios, muéstrate sincero, admita tus debilidades. Confiésale todo pecado específico del que tengas conciencia. Ora para que otras personas también reciban a Jesucristo como su Señor y Salvador, y reciban de su gracia y misericordia.

 

Dedique un tiempo específico a su encuentro personal e íntimo con Dios, hágalos preferentemente a la mañana, cuando nuestros pensamientos aún son frescos y despejados. Haga de ello un hábito. Jesús realizaba esta práctica, porque quería mostrarnos con su ejemplo la importancia de disponer de tiempo con Nuestro Padre Celestial. Cuando lo haga, elija un lugar tranquilo, donde pueda estar a solas con Dios.

No necesita tener una lista de peticiones, tu encuentro puede ser para escuchar lo que Él tiene para decirte. Si tienes peticiones haz tu lista de peticiones, tanto a favor de otros como para ti.

Una buena forma, que en lo personal he adoptado es leer una porción de la Biblia y medito en lo que leído; es sorprendente como la Palabra toma vida en nuestro corazón y nuestra vida. Luego dedique un tiempo a la oración.

Al finalizar su tiempo diario a solas con Dios, conságrele su día y conságrese usted también a Él. No se desanime si cree que ha fallado, aprenda a depender del Espíritu Santo.

La Biblia enseña que el Espíritu Santo vive realmente dentro de cada persona que cree en Cristo:. “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. Juan 14:16-17.) La Biblia dice que el Espíritu Santo, al vivir en su interior, es su consejero, y te ayuda a comprender la verdad revelada en la Palabra de Dios.

 

El Espíritu Santo te enseñará, to guiará, te fortalecerá en tus tiempos de necesidad

En lugar de desmoralizarse, usted puede fortalecerse.

En lugar de ser una carga para los demás, usted puede ser una bendición. Usted crecerá en su fe al descubrir el poder, el consuelo y la fortaleza de Dios en las experiencias de la vida.

 

Adelante, recibir a Cristo en su corazón no es el fin, es el comienzo de una carrera extraordinaria en la que lo sobrenatural que viene de Dios abundará en tu vida. Cuando establecemos comunión con Dios y damos el control de TODO a nuestro Padre Celestial, el cielo se abre dejando caer lluvia de bendición para tu vida y para otros por heredad.

 

Dios te bendiga.

FerFrancoZ