A los pies de Cristo: Mi Testimonio Personal

Nací en 1973 en una buena familia, aunque mi familia creía en Dios, yo no le prestaba mucha importancia. Incluso al crecer me burlaba de los que creían en Dios. No necesitaba al Dios imaginario de otras personas. Estaba seguro de que no existía. Cuando llegue a mi adolescencia solo pensaba en mí. Estaba rodeado de amigos y me divertía mucho. Fui a la universidad y me gradué como ingeniero. Cuando tuve edad suficiente me case con una linda mujer, con la que tuve una adorable hija… nos fuimos a vivir a otro país, todo iba muy bien… cuatro años después se acabó todo, había tomado malas decisiones y poco a poco perdí todo lo que había logrado. Nunca olvidare aquel día, en que decidí poner fin a mi vida. Ese día estaba sentado en un rincón de mi cuarto pensando en cómo iba a hacerlo, y como iba a pasar mi último fin de semana con mi hija. Una amiga de la familia me llamo y me invito a su casa para compartir junto a su esposo, me negué, puse todas las excusas, entonces ella me dijo: vas a permanecer en el hoyo hasta que no decidas tomar la mano de quien te la brinda. Esa noche solo en mi cuarto, me puse de rodillas, y como nunca antes le hablé a Dios y le reclamé con tanta rabia en mi corazón, le dije que si era un Dios bueno porque permitiría que yo estuviera en esta situación, no lo comprendía. No imaginaba como un padre podría hacerle eso a un hijo… refiriéndome a que Dios al parecer no hacía nada al respecto. Literalmente me despedí de Dios, lo eché de mi vida, le dije que no tenía sentido tener a un Dios así, indiferente y que no lo necesitaba… había tanto enojo en mi corazón que me quede dormido ahogado entre mis lágrimas. A la mañana siguiente desperté, ya no quería poner fin a mi vida, pero Dios nunca me hablo, así que me olvide de todo aquello, porque Dios tal vez ni existía. Me puse en mis tareas cotidianas, a limpiar el cuarto y en un momento me resbale sobre el piso mojado, luche por no caerme y exclame: ay Dios… Dios? Me pregunté, pero… no lo despedí de mi vida? Y en ese mismo instante una emoción tan real se apodero de mí y quebró mi corazón… mis rodillas se doblaron y caí con mi rostro en el suelo… me daba cuenta que necesitaba de Dios, y me di cuenta que él no me había abandonado, que era yo quien le había dado la espalda. Me incorpore sintiendo algo que nunca antes había experimentado, era como si alguien me estuviera abrazando, diciéndome que había llegado a casa. Mis ojos tristes ahora brillaban de alegría y resplandecían con los rayos de sol que se colaban entre las cortinas, me sentía que había vuelto a vivir, y sentía que Dios estaba allí y me amaba. Desde ese momento, las cosas empezaron a cambiar, la tristeza se fue y con el tiempo recuperé a mi familia.

ferfrancoz

Siempre pensaba que Dios se iba a manifestar como un rayo de luz o como una señal poderosa, pero ese día me di cuenta que estaba equivocado. Aunque la oscuridad parecía no terminar y la sensación de permanecer perdido me invadía, Dios estuvo ahí soportando y esperando pacientemente, y me fue nutriendo poco a poco, hasta que fui lo suficientemente humilde para oírle todo lo que quería decirme. Hoy algunos años después sigo fielmente creyendo que la luz de Dios es real, y esta aquí… también para ti. Dios te bendiga

 

Fer FrancoZ

2 opiniones en “A los pies de Cristo: Mi Testimonio Personal”

  1. ¡¡AMEN HERMANO .HERMOSO TESTIMONIO ,PARA ENGRANDECER EL NOMBRE DEL DIOS QUE VIVE Y REINA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS!!!

  2. SABES QUE TE AMAMOS AL IGUAL QUE A TU HERMOSA FAMILIA.QUE SOS PARTE DE NUESTRAS VIDAS, TE AGRADEZCO PORQUE MUCHAS VECES ,RECURRI A TI PARA PEDIRTE AYUDE CUANDO CREIA QUE ESTABA SOLA PELEANDO CON MOLINOS DE VIENTOS , CUANDO MI AMADO HIJO ,SE INVOLUCRABA CON PERSONAS DE MALA VIDA ,CLAMABA EN SECRETO ,LLORABA PENSANDO EN QUE NO TENOA APOYO DE NADIE ,AHI APARECIAS TU . SIN DUDAS DIOS TE ENVIABA A DARME PALABRAS DE ALIENTO Y ASI MI VIDA SE FUE FORTALECIENDO CON TU AYUDA ,TAL VEZ NUNCA TE HAS DADO CUENTA DE TU GRAN AYUDA ,¡¡HOY TE LO DIGO DANDO GRACIAS A DIOS ,Y A TI ,A TU HERMOSA ESPOSA PAULITA , VALENTINA LA NIÑA DULCE COMO MIEL ,OBEDIENTE ESTUDIOSA ,Y ESO HABLA DE LA CALIDAD DE HOMBRE QUE ERES FERNANDO ,Y AHORA EL SEÑOR NOS A PREMIADO ,CON QUE MI HIJO SE CONVIRTIO EN UN HOMBRE DE BIEN ,(CAMINO AL SACERDOCIO)Y COMO FRUTILLA DE LA TORTA BENJAMIN ,NUESTRO NIETO DEL CORAZON, BENDICIONES Y GRACIAS POR ESTAR !!

Comentarios cerrados.